La luz baja un 8,97% en junio para cerrar el semestre con un precio prácticamente similar al del año pasado

, ,

Javier Angulo.- Un consumidor doméstico medio pagó 63,15 euros en su factura de la luz de junio, por lo que esta factura se redujo en un 8,97% respecto a los 69,37 euros de junio de 2018, lo que supuso una caída de 6,22 euros, según los datos obtenidos para la tarifa regulada Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC) con el simulador de la factura de la luz que ofrece en su web la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Para el cálculo de estos datos se ha utilizado el consumidor medio que emplea el antiguo Ministerio de Energía: un consumo de electricidad de 3.900 kilovatios hora (kWh) anuales y una potencia contratada de 4,4 kilovatios (kW), que el Ministerio atribuye al consumo de una familia media con dos hijos. De los 63,15 euros abonados en los 30 días de junio del 2019, 14,88 euros se corresponden al término fijo de potencia contratada. Del resto de la factura de junio, 34,77 euros obedecen al consumo, 2,54 euros al impuesto eléctrico y 10,96 euros al Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA).

El recibo eléctrico refleja así el descenso que experimentó el mercado mayorista (pool) este mes, con unos precios que han reducido la tarifa regulada de electricidad, con 11,2 millones de consumidores. Para el resto de consumidores de electricidad, 18 millones que están en el mercado libre, esta evolución del mercado mayorista no tiene un reflejo tan directo en sus recibos, ya que tienen contratos con un precio fijado para un periodo, habitualmente, de un año.

Baja un 1,7% sobre mayo

Asimismo, la factura de la luz de junio bajó un 1,7% respecto al mes anterior, mayo, dado que el coste diario de la electricidad fue de 2,10 euros en junio respecto a los 2,14 euros de mayo. En esta comparación se utilizan los costes diarios para evitar el efecto de la diferente duración diaria de los distintos meses. De esta manera, se retoma la tendencia a la baja que venía registrando la factura de la luz desde el mes de octubre, cortada únicamente en diciembre y en abril, y que puso así fin a la espiral alcista en que estaba inmerso el recibo de la luz desde mayo del 2018.

Con esta bajada, el recibo de la luz cerró los primeros seis meses del año en el mismo nivel que 2018, con una subida imperceptible del 0,12%. La bajada de precios en junio ha llevado a que el recibo del primer semestre del año se sitúe en 403,16 euros, 0,47 euros más frente a los 402,69 euros en el mismo periodo del año anterior. En los primeros seis meses, la factura media de electricidad se desglosa a razón de 89,8 euros por el término fijo, de 227,18 euros por el consumo, de 16,21 euros por el impuesto de electricidad y 69,97 euros por el IVA.

Este abaratamiento en el recibo de la luz está impulsado también por el descenso en el precio medio del mercado eléctrico español, que ha cerrado junio en 47,19 euros por megavatio hora (MWh), un 2,48% por debajo del pasado mayo. Con respecto a junio del año pasado, cuando el precio del pool se situó en los 58,46 euros por MWh, el abaratamiento es del 19,28%.

El precio mayorista de la electricidad tiene un peso cercano al 35% sobre el recibo final, mientras que alrededor del 40% corresponde a los peajes y cerca del 25% restante, al IVA y al Impuesto de Electricidad. El mercado mayorista funciona de forma marginalista, de modo que las tecnologías entran por orden de coste y la última, la más cara, marca el precio para el conjunto. El Gobierno congeló para este 2019, por quinto año consecutivo, los peajes y cargos eléctricos con los que los consumidores sufragan los costes regulados.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *