Finlandia desarrolla en Olkiluoto el primer depósito geológico profundo para la eliminación segura del combustible gastado en las centrales nucleares

Redacción.- Tras varias décadas de implementación comprometida de estrategias de eliminación en Finlandia y Suecia, así como de cooperación en el desarrollo de una solución de eliminación segura basada en un diseño sueco, se está construyendo el primer depósito geológico profundo para combustible gastado en Olkiluoto (Finlandia). Otros países también trabajan para construir una instalación de este tipo, según el Organismo Internacional de Energía Atómica (IAEA).

Después de eliminar el combustible gastado de los reactores de energía nuclear, continúa generando calor significativo durante varias décadas. Por lo tanto, se coloca en piscinas de agua o en instalaciones de almacenamiento en seco para que se enfríe. Las piscinas y los contenedores de almacenamiento aseguran que el combustible gastado mantenga su integridad y que no se liberen radiaciones o materiales radiactivos, lo que protege a las personas y al medioambiente. Sin embargo, el combustible gastado permanece altamente radiactivo durante varios miles de años y debe aislarse durante varios cientos de miles de años.

Una forma de deshacerse del combustible gastado, cuando se declara como desecho una vez que el calor ha decaído, es enterrarlo en instalaciones de ingeniería a varios cientos de metros bajo el nivel del suelo, en instalaciones de eliminación geológica profunda. El objetivo es contener su radiactividad encapsulando el combustible gastado en contenedores robustos y herméticos y aislándolo enterrándolo. Dichas instalaciones consisten en un sistema de túneles o cámaras, construido en un sitio geológicamente adecuado para garantizar la seguridad a largo plazo del material enterrado.

La instalación desarrollada en Finlandia se basa en el concepto de eliminación KBS-3, desarrollado por la Compañía Sueca de Gestión de Combustibles Nucleares y Residuos (SKB), en estrecha cooperación con Posiva, la empresa finlandesa responsable de la eliminación del combustible nuclear gastado. El método KBS-3 consiste en encapsular el combustible gastado en recipientes de cobre resistentes a la corrosión e incrustar los recipientes en arcilla expansiva dentro de los túneles del depósito hasta 500 metros bajo el nivel del suelo.

“No solo estamos optando por la eliminación directa del combustible gastado, sino que Finlandia y Suecia también tienen reactores similares, lo que significa que tenemos combustible gastado similar. Ampliar la cooperación directa para diversas actividades de investigación y desarrollo tenía sentido para los dos”, subrayó Magnus Westerlind, Consejero Principal de SKB. «Por ejemplo, hemos hecho todo lo relacionado con los recipientes de cobre como un proyecto de desarrollo conjunto», explica.

En ambos países, las decisiones del Gobierno a finales de los años 70 y principios de los 80 condujeron a la introducción de políticas que requerían que los productores de desechos nucleares también fueran responsables de su gestión. En Finlandia, el combustible gastado de la central nuclear de Loviisa fue transportado a Rusia (Unión Soviética previamente) para su reprocesamiento hasta 1996. Cuando el gobierno finlandés emitió la licencia de operación para la central nuclear de Olkiluoto, en 1978, solicitó que el licenciatario desarrollara un plan de gestión de residuos, incluido el combustible nuclear gastado, que tuvo que eliminarse en Finlandia.

En Suecia, los propietarios de plantas nucleares se unieron a fines de la década de 1970 para formar el SKB con el fin de administrar conjuntamente el combustible gastado. Esto inició actividades de investigación para el desarrollo de un concepto de eliminación, que finalmente condujo al método KBS-3. Este concepto fue seleccionado como un medio apropiado para la eliminación de residuos en 1983 y desde entonces se ha desarrollado aún más. Se ha seleccionado un sitio para la implementación de este concepto y se están realizando planes para la construcción.

«Un elemento importante en la implementación real de la estrategia de eliminación es el proceso de revisión, que tiene lugar cada 3 años«, apuntó Westerlind. “Como parte de este proceso, se invita a numerosos agentes (universidades, agencias gubernamentales, organizaciones no gubernamentales y municipios) a debatir nuestra estrategia. Esto ha hecho una contribución significativa no solo a la revisión técnica de nuestro programa, sino también a garantizar que el programa esté en línea con las políticas suecas”, explicó. Además, se ha realizado un trabajo extenso, y aún se sigue trabajando, para obtener y mantener la aceptación del ciudadano sobre la ubicación y construcción de la instalación de eliminación de combustible gastado.

Antes de comenzar la construcción de una instalación así, la compañía encargada de implementar el concepto necesita obtener una licencia de construcción. En Finlandia, la licencia se emitió en 2015, siendo la primera vez que se recibió una licencia de construcción para una instalación de eliminación geológica en cualquier parte del mundo. Su ubicación fue elegida después de varios años de estudiar varios lugares potenciales. Después de inspeccionar la masa terrestre del país con base a su información geológica, Posiva continuó la caracterización del sitio a través de estudios específicos del lugar, que incluyeron perforaciones, para encontrar un entorno geológicamente adecuado. Durante este proceso, Posiva también inició conversaciones con varios municipios para acoger la instalación.

«La aceptación social y los factores sociales juegan un papel crucial en la selección del sitio», afirmó Jussi Heinonen, director del Departamento de Regulación y Salvaguardias de Residuos Nucleares de la Autoridad de Radiación y Seguridad Nuclear de Finlandia (STUK). “La aceptación social está relacionada con la confianza sobre el implementador, regulador y las autoridades. Esta confianza tiene que ser construida y mantenida», subrayó. Posiva está inmiscuida en la construcción del depósito de ONKALO, a una profundidad de más de 400 metros bajo el nivel del suelo y está programada para comenzar la excavación de los túneles de depósito pronto. Está previsto que el proceso de depósito comience en 2024.

Por su parte, el SKB presentó en 2011 su solicitud de licencia para la construcción de una instalación de depósito en Forsmark, a 150 kilómetros al norte de Estocolmo, que fue revisada por la Autoridad Sueca de Seguridad Radiológica (SSM) y el Tribunal de Tierras y Medio Ambiente. Estas autoridades ya presentaron sus informes de revisión al Gobierno para que tome una decisión final sobre la licencia. Finlandia y Suecia no son los únicos países que avanzan en esta área. En Francia, la agencia de gestión de residuos radiactivos Andra está preparando actualmente su solicitud de licencia. En Canadá y Suiza, las agencias nacionales de gestión de residuos están buscando la ubicación apropiada a través de la caracterización del sitio.

La investigación intensiva ha identificado la idoneidad de varios tipos de rocas para albergar instalaciones de eliminación geológica profunda para aislar los desechos radiactivos. Estas instalaciones de eliminación se construyen en formaciones geológicas adecuadas a una profundidad de varios cientos de metros y están diseñadas para contener desechos de alto nivel durante cientos de miles de años. Una característica clave de las instalaciones de eliminación geológica profunda es que proporcionan seguridad pasiva, lo que significa que una vez que la instalación se cierra, no se requiere ninguna acción humana adicional.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *