Estados Unidos estudia el impacto acumulativo de todos sus parques eólicos marinos y retrasa Vineyard Wind, proyecto de Iberdrola

Redacción.- La Administración Trump se ha convertido en un problema para los planes de Iberdrola en Estados Unidos a través de su filial Avangrid. Vineyard Wind, un proyecto al 50% entre Avangrid Renewables y el fondo danés  Copenhaguen Infrastructure Partners (CIP), se ha visto retrasado de forma aún indeterminada por la decisión del Departamento del Interior del Gobierno Federal de Estados Unidos de revisar los posibles impactos acumulativos de todos los futuros parques eólicos marinos estadounidenses, antes de aprobar el primero.

Vineyard Wind anunció que los accionistas de la compañía han confirmado su compromiso de hacer realidad un proyecto de parque eólico de 800 megavatios (MW) frente a la costa de Massachusetts, aunque con un cronograma retrasado. Esta decisión sigue a la determinación por parte del Departamento del Interior (DOI) de retrasar significativamente la publicación de la Declaración Final de Impacto Ambiental (FEIS) del proyecto Vineyard Wind 1 y, en su lugar, emprender un borrador adicional del proceso de Declaración de Impacto Ambiental. En declaraciones públicas, la Oficina de Administración de Energía Oceánica (BOEM) ha indicado que este proceso suplementario es necesario para examinar los efectos de los muchos proyectos eólicos marinos que se espera en Estados Unidos tras Vineyard Wind.

«Estamos muy orgullosos de los logros del equipo de Vineyard Wind hasta el momento y estamos decepcionados de no entregar el proyecto en el plazo que habíamos previsto», aseguró Lars Pedersen, CEO de Vineyard Wind. «Estábamos a 4 meses del lanzamiento de una nueva industria en los Estados Unidos, por lo que agradecemos a las más de 50 empresas estadounidenses que ya han obtenido un contrato o que actualmente están pujando por contratos, a las instituciones financieras que se dedicaron a recaudar más de 2.000 millones de dólares en capital, y a los contratistas globales de primera clase que se han unido a nosotros en la planificación del primer parque eólico marino a gran escala en Estados Unidos”, repasó Vineyard.

«Apreciamos todo el apoyo y el arduo trabajo de nuestros socios comunitarios, desde Vineyard a New Bedford, a los sindicatos y grupos ecologistas», reconoció Erich Stephens, director de Desarrollo. «Queremos asegurarles a cada uno de ellos que seguimos comprometidos con el avance de este proyecto tan rápido como lo permitan las circunstancias, y que nos demos cuenta de los muchos beneficios que estaban tan cerca antes de que los reguladores federales anunciaran su decisión«, destacó.

La publicación de la FEIS era uno de los pasos finales para Vineyard Wind en su proceso de obtención de los permisos federales, representando un hito importante para coronar un proceso integral de revisión pública y regulatoria que comenzó en 2017, y que desde entonces se había previsto que se completara el 16 de agosto. El proceso de revisión ha abarcado la evaluación de más de 25 agencias y comisiones reguladoras federales, estatales y locales.

Vineyard Wind aún no ha recibido ninguna documentación sobre los requisitos para el análisis ampliado que el BOEM anunció en su declaración pública emitida el 9 de agosto. Sin embargo, está claro que el momento de tal análisis no es compatible con el plazo temporal original que se comunicó a Vineyard Wind en marzo de 2018, y que Vineyard Wind utilizó para elaborar su calendario de entregas. Con este desarrollo, los accionistas deben revisar el proyecto ya que los plazos originales ya no son factibles.

Vineyard Wind continuará colaborando con todas las partes interesadas relevantes, incluidos los contratistas, reguladores y sus partidarios, para evaluar las opciones para entregar el proyecto en un momento posterior. El permiso del Vineyard Wind Connector, la conexión de cable desde el sitio del proyecto a la red regional, continuará según lo planeado antes de la revisión del proyecto. Vineyard Wind también utilizará esta demora “para mejorar aún más el proyecto y sus múltiples beneficios, «en la medida de lo posible”.

Con 3.600 empleos, una inversión de 2.800 millones de dólares en nueva infraestructura, y contratos con astilleros en la costa atlántica, Vineyard Wind representa una oportunidad inmediata para compartir los beneficios del desarrollo eólico marino estadounidense con los contribuyentes y el empleo. El proyecto Vineyard Wind reducirá las emisiones de carbono en más de 1,6 millones de toneladas por año, el equivalente a retirar 325.000 automóviles de las carreteras estatales una vez en funcionamiento. El compromiso de Vineyard Wind con la protección de los hábitats marinos incluye un acuerdo histórico para proteger a los cetáceos.

Vineyard Wind ha contribuido significativamente al nuevo impulso de la industria de energía offshore de Estados Unidos, que ha crecido en los últimos años para crear miles de empleos nuevos y bien remunerados. “Este impulso ahora se ralentizará, diluyendo oportunidades significativas”, lamenta Vineyard. Sin embargo, Vineyard Wind continuará trabajando con otros desarrolladores de energía eólica marina de Estados Unidos para ayudar a enfrentar el desafío de esta incipiente industria de energía marina e instar a la adopción de un enfoque regulatorio razonable y productivo que integre análisis para proyectos individuales de manera deliberada y coherente.

Desde que presentó su Plan de Construcción y Operaciones (COP) a BOEM, los avances de Vineyard Wind han ido cumpliendo la Orden Ejecutiva 13807, emitida por la Administración Trump en agosto de 2017, que creó la política de One Federal Decision (OFD). Como el primer proyecto privado importante de infraestructura energética sujeto a OFD, los reguladores estatales y federales trabajaron en estrecha colaboración con Vineyard Wind para garantizar que la autorización eficiente del proyecto presentara un cronograma claro, transparente y coordinado establecido por el DOI para finalizar las revisiones ambientales y las decisiones de autorización.

Vineyard Wind es el proyecto eólico marino más avanzado de Estados Unidos con una cadena de suministro ya establecida y con permisos y aprobaciones clave. En abril, el Departamento de Servicios Públicos de Massachusetts aprobó contratos de compra de energía a largo plazo entre Vineyard Wind y las compañías de distribución eléctrica de Massachusetts a partir de enero de 2022.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *