Las materias primas que componen la batería de los coches eléctricos podrían escasear a mediados de la próxima década

Redacción.- En cada batería de un vehículo eléctrico, hay una química compleja de metales: cobalto, litio, y níquel, entre otros. La electrificación del transporte está transformando la demanda y tensionando la cadena de suministro de esas materias primas que forman parte de la batería. De hecho, desde Wood Mackenzie auguran un crecimiento de dos dígitos en la demanda de las materias primas de las baterías y sus investigaciones sugieren que podrían producirse una crisis de suministro a mediados de la próxima década.

Hay 5 factores que según Wood Mackenzie está impulsando la demanda de los metales empleados en las baterías. En primer lugar, las ventas totales de vehículos eléctricos de pasajeros, incluidos los vehículos eléctricos híbridos, aumentaron en más del 24% el año pasado. Y esta tendencia continuará pues se espera que las ventas mundiales de automóviles eléctricos (con enchufe) representarán el 7% de todas las ventas de automóviles de pasajeros para 2025, el 14% para 2030 y el 38% para 2040.

Asimismo, los tamaños de las baterías continúan teniendo una tendencia mayor a medio plazo. Además, las células NMC 811 se están produciendo a mayor escala, lo que resulta en una mayor demanda de níquel a expensas del cobalto y el litio. Por último, no hay que olvidar que todas estas cifras pueden multiplicarse dado que la mayoría de los fabricantes de automóviles planean volverse completamente eléctricos para el horizonte 2050. Por todo ello, Wood Mackenzie ha aumentado sus estimaciones de demanda desde su informe del segundo semestre del 2018 como resultado de los factores anteriores. Así queda su perspectiva a largo plazo para el litio, cobalto, níquel, grafito y manganeso.

En primer lugar, Wood Mackenzie apunta que los precios al contado del carbonato de litio han caído por debajo de los 7.000 dólares por tonelada desde junio de 2018. En este sentido, se ha visto la misma debilidad en los precios durante el primer semestre de 2019 en un contexto en el que los principales productores de América del Sur no han logrado aumentar la capacidad. Claramente, los primeros en responder al auge del litio, las minas de roca dura de Australia, tienen capacidad para entregar rápidamente los tonelajes requeridos.

Mientras tanto, el cuello de botella en la capacidad de conversión china que respaldaba los precios está cediendo a medida que China emerge como un exportador neto de productos químicos de litio. El sector de las baterías solo tardó unos años en convertirse en el mayor impulsor de la demanda de litio. El uso de litio en cada tipo de batería de iones de litio significa que su demanda experimentará un crecimiento anual de dos dígitos, lo que representará más del 80% de la demanda total de litio para 2030.

Al igual que el litio, los precios del cobalto se han suavizado durante el primer semestre de 2019. Estos precios bajos pueden aplazar algunos proyectos mineros y es probable que disminuya la producción artesanal de la República Democrática del Congo. Sin embargo, la industria aún debe lidiar con un exceso de oferta de productos intermedios hasta 2024. Y es probable que la existencia de una oferta oscilante en China mantenga a raya cualquier alza de precios importante. Aunque el cobalto parece desafiante a largo plazo, la adopción de baterías con alto contenido de níquel en los vehículos eléctricos significa que los déficits emergentes se ven más alcanzables de lo esperado.

Aunque la participación del sector de las baterías en la demanda de níquel es mucho menor que en la de otros metales, obtener la cantidad de níquel que necesitarán los vehículos eléctricos a mediados de la década de 2020 será un desafío. Un bajo precio del níquel ha obstaculizado el desarrollo de cualquier proyecto nuevo y, con plazos de entrega de hasta 10 años, la inversión debe realizarse ahora. Si bien las baterías ternarias con alto contenido de níquel significarán una mayor demanda de níquel y de cobalto, los déficits a largo plazo parecen cada vez más factibles. Gran parte de esto depende de la capacidad de Indonesia para atender la demanda emergente de baterías.

Para el grafito, hay pocos cambios en el mercado. Si bien el crecimiento de la demanda es enorme, no se espera ningún problema por el lado de la oferta en términos de escamas de grafito natural debido a la creciente oferta del este de África. El grafito sintético presenta un desafío mayor, dada la posible interrupción de la materia prima de coque como resultado de las nuevas regulaciones IMO 2020 y el crecimiento en el sector del acero de China.

Por su parte, la industria del manganeso está impulsada abrumadoramente por el sector del acero, algo que es poco probable que cambie sin importar cuántos vehículos eléctricos haya en un futuro. Si bien un suministro constante de sulfato de manganeso será crucial para los productores de baterías NMC, Wood Mackenzie no prevé problemas del lado de la oferta de manganeso.

A pesar del fuerte crecimiento de la demanda en el horizonte, todavía no ha llamado la atención de los inversores. Satisfacer la demanda de metales no es actualmente un desafío clave. En muchos casos, la oferta persigue a la demanda. Pero cuando aumente la penetración del vehículo eléctrico al 10% y más allá, éste será un asunto completamente diferente. Por tanto, a menos que la tecnología de la batería de los coches eléctricos y sus cadenas de suministro se desarrollen más rápido que nunca, será imposible lograr muchos objetivos relacionados con el vehículo eléctrico y la prohibición de los motores de combustión interna, lo que plantea problemas para las actuales perspectivas sobre el coche eléctrico.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *