La agencia IRENA ve necesario duplicar la proporción de energías renovables para lograr los objetivos de la transición energética

Redacción.- La participación de las energías renovables en la energía mundial debería más que duplicarse para 2030 para avanzar en la transformación energética global, lograr objetivos de desarrollo sostenible y un camino hacia la seguridad climática, según la Agencia Internacional de la Energía Renovable (IRENA). La electricidad renovable debería suministrar el 57% de la energía global para el final de la década, frente al 26% actual.

El nuevo folleto 10 Years: Progress to Action, publicado para la décima asamblea anual de IRENA, muestra los avances mundiales recientes y describe las medidas que aún se necesitan para ampliar las energías renovables. Los datos de la Agencia muestran que la inversión anual en energía renovable debe duplicarse desde alrededor de 330.000 millones de dólares en la actualidad, a cerca de 750.000 millones para desplegar la energía renovable a la velocidad requerida. Gran parte de la inversión necesaria se puede cumplir redirigiendo la inversión planificada para combustibles fósiles. Se planean cerca de 10 billones de dólares de inversiones en energía no relacionadas con energías renovables para 2030, lo que aumenta la probabilidad de exceder las metas de la década.

«Hemos entrado en la década de la acción de las energías renovables, un período en el que el sistema energético se transformará a una velocidad incomparable», apuntó el director general de IRENA, Francesco La Camera. “Para garantizar que suceda, debemos abordar urgentemente la necesidad de políticas habilitadoras más fuertes y un aumento significativo de la inversión en los próximos 10 años. Las energías renovables son la clave del desarrollo sostenible y deben ser fundamentales para la planificación energética y económica en todo el mundo», destacó.

«Las energías renovables son asequibles, fácilmente disponibles y desplegables a escala», continuó La Camera. “Para avanzar en un futuro con bajas emisiones de carbono, IRENA promoverá aún más el intercambio de conocimientos, fortalecerá las alianzas y trabajará con todas las partes interesadas, desde los líderes del sector privado hasta los responsables políticos, para catalizar la acción sobre el terreno. Sabemos que es posible», concluyó, «pero todos debemos avanzar más rápido».

Las inversiones generan importantes ahorros de costes externos, incluida la minimización de pérdidas significativas causadas por el cambio climático como resultado de la inacción. Los ahorros podrían ascender a entre 1,6 billones de dólares y 3,7 billones anuales para 2030, es decir, entre 3 y 7 veces más altos que los costes de inversión para la transformación de la energía.

La caída de los costes tecnológicos continúa fortaleciendo las energías renovables. IRENA señala que los costes de la energía solar fotovoltaica han caído en casi un 90% en los últimos 10 años y los precios de las turbinas eólicas en tierra han caído a la mitad en ese período. Para finales de esta década, los costes de la energía solar fotovoltaica y eólica pueden competir constantemente con la energía tradicional. Ambas tecnologías podrían cubrir más de un tercio de las necesidades mundiales de la energía.

Las energías renovables pueden convertirse en una herramienta vital para cerrar la brecha de acceso a la energía, un objetivo clave del desarrollo sostenible. Las energías renovables fuera de la red se han convertido en una solución clave para expandir el acceso a la energía y ahora ofrecen acceso a alrededor de 150 millones de personas. Los datos de IRENA muestran que el 60% del nuevo acceso eléctrico puede ser alcanzado por las energías renovables en la próxima década con sistemas independientes y mini-red que proporcionan los medios para casi la mitad del nuevo acceso.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario